La triada de Micerino

Considerado uno de los más notables conjuntos escultóricos de la Dinastía IV (2639 a 2504 a.C.) y del período menfita, la tríada de Micerino sorprende por su refinamiento y detalle que conforman las fracciones de los rostros. Del Templo del Valle de Micerino en Giza se han recuperado algunas tríadas en pizarra de gran calidad y muy interesantes por su iconografía. Se piensa que en el interior de este templo se iban a colocar cuarenta y dos grupos escultórico del faraón acompañado de una personificación de la divinidad del nomo (distrito o provincia de Egipto) de Cinópolis, y de la diosa Hathor, con cuernos y el disco solar sobre su cabeza. El nombre Hathor significa “La Casa de Horus”, por ser madre y a veces esposa de este dios; como tal, la reina de Egipto se identificaba con Hathor. Madre divina que renueva todo lo existente; según el mito, apareció al mismo tiempo que Ra y tomó asiento junto a él en la barca solar. Según otra versión, Hathor, como personificación del cielo, era la vaca que con sus patas sostenía el cielo, mientras que Horus, su hijo, en forma de halcón, se introducía por su boca cada noche para renacer por la mañana; más tarde, Isis asumiría el papel de madre de Horus. Al parecer, este proyecto escultórico no llegó a concluirse y sólo se han conservado cuatro de ellos. En la tríada, el faraón aparece en el centro, entre la divinidad y la correspondiente personificación del nomo. Las figuras parecen emergen del bloque de piedra que sirve de fondo, casi como si fuera un alto relieve, aunque en realidad se trata de escultura de bulto redondo. El escultor se vale del fondo pétreo para disponer, por encima de las cabezas, inscripciones que identificas las figuras y que parecen formar parte de los tocados. Las figuras femeninas apoyan las manos sobre los hombros del soberano, otorgándole de esta forma su protección. La figura del faraón avanza respecto a las figuras femeninas, indicando que inicia el camino de la vida eterna, gesto que se convierte en una convención del arte egipcio que pasa la figura a un primer plano. Las figuras están muy bien proporcionadas, mostrando gran armonía entre sus partes. Es sencillo identificar las características propias de la escultura egipcia, como el hieratismo, es decir, la rigidez con la que aparecen los personajes y por representar recta la línea de los hombros y de las caderas; la ley de frontalidad, que representa el conjunto para ser contemplado, preferentemente, de frente; y los atributos iconográficos, muy claros en la indumentaria de gran sencillez; el faraón sólo está tocado con la corona Blanca real, barba postiza y un faldellín o falda egipcia real. Las otras dos figuras visten una ajustada túnica casi transparente. Recordemos que la escultura egipcia se realizaba en diversos materiales de diferentes durezas y texturas, con acabados pulidos y generalmente coloreados, pero en este caso es de pizarra. Esta pieza se puede ver en el Museo de El Cairo. [editar]




Otros lugares que ver en El Cairo:

Fue fundado en 1857 y se encuentra alojado en un edificio de 1900. En su interior encontraremos la estatua de Kefrén, la de Ka-aper, el friso de las ocas de Meidum, el grupo de...

También conocida como Al-Muallaqa, o la Iglesia de Santa María, la Iglesia Colgante es uno de los monumentos coptos más destacados de El Cairo. Recibe su nombre de su...

Athribis fue la capital del Nomo X del Bajo Egipto, y hoy sus restos yacen al norte de la ciudad de Benha, unos 20 kilómetros al noreste de la Presa del Nilo. Pese a que las...

Con el objetivo de detener la revuelta ocasionada por los jefes militares turcos, y seguida por sus tropas, las autoridades de El Cairo decidieron rodear la ciudad de una...

Construida en el siglo XII, la Ciudadela de Saladino es un lugar con un pasado cargado de acontecimientos históricos trascendentales para el devenir actual de Egipto. Sus muros...

Construido entre los años 1913 y 1925, el Puente de Imbaba es una impresionante estructura de hierro que atraviesa de lado a lado las aguas del Nilo. Posee dos series de...

Una primera visita a El Cairo siempre deja la sensación de que queda mucho por ver. Y, ciertamente, se trata de una impresión bien fundada. La capital egipcia es hogar de...

Capital y ciudad principal de Egipto, El Cairo puede convertirse en un verdadero caos, en especial en temporadas de mucho turismo. Sus monumentos históricos son joyas...

La historia moderna de Egipto debe un importante capítulo al Palacio Abdeen, sede del gobierno entre los años 1872 y 1952. Escenario de numerosos acontecimientos que marcaron...

N nuestros días, el interior del Palacio Abdeen alberga un museo de armas con maravillosas colecciones de diversas índoles. Una de ellas, de particular belleza, es la que...

En 1899, el Príncipe Mohammed Ali Tawfiq fundó un museo en un escenario fascinante. Los jardines que había adquirido son un conjunto de árboles exóticos traídos de...

Construida por el general árabe Amr ibn al-As en 641 d.C., Misr al-Fustat fue la primera capital de Egipto bajo el gobierno árabe. Allí se erigió la mezquita de Amr, la...