Central Park

En el centro de la ciudad de Nueva York, entre los rascacielos de Manhattan, hay un parque enorme al cual le llaman Central Park. Este parque tiene una extensión de unas cincuenta cuadras. Es tan grande que cuando se creó, en él se plantaron cinco millones de árboles, lo cual hace de varias secciones de este parque verdaderos bosques.

Aunque cuando se hizo este parque, comenzó la obra en 1858, hasta cierto punto se respetó el relieve natural, realmente es un parque creado por la mano del hombre. Las praderas, los bosques, los estanques todo fue planificado, tomó 16 años su construcción. Por eso, por su contraste con los altos edificios que le rodean y porque durante los días siempre hay personas por el paseando, es una de las áreas verdes más atractivas del mundo entero.
Por dentro de Central Park circulan calles que hay veces están cerradas al tráfico de autos y siempre se puede pasear en coches por ellas. Los caminos peatonales son bien atractivos porque no son ni rectos ni planos. Suben, bordean los lagos, las colinas, bajan y pasan por túneles bajo otros caminos o calles, nos llevan a pistas de patinajes o canchas de todo tipo de deporte. [editar]